domingo, 8 de julio de 2018

Compra del mes de julio de 2018: AT&T

Si hablamos solo de valores centrales de la cartera, y entiendo que puedo estar siendo pesado con el tema, tenemos algunas compañías (Exxon-Mobil y Hershey) que no llegan a suponer una posición completa y todavía más compañías (Colgate-Palmolive, Coca-Cola, Procter & Gamble, 3M y Realty Income) que ni siquiera hemos inaugurado. Pese a ello, la compra del mes de julio de 2018 ha sido una ampliación de nuestra posición en AT&T. En esta entrada voy a tratar de justificar las razones de esta compra.



¿Por qué AT&T?

AT&T ya no es la compañía telefónica tradicional cuya acción era habitual que comprasen las viudas y los huérfanos por su relativa seguridad y su rentabilidad alta, amén, añadiríamos ahora, de los 34 años de incremento consecutivo del dividendo que lleva en estos momentos. AT&T se ha transformado en un líder mundial en comunicaciones, medios y entretenimiento, además de tecnología. La adquisición recientemente terminada de Time Warner le aporta los tres elementos clave en medios y entretenimiento necesarios para transformar la forma en la que se crean, distribuyen, consumen y comercializan las imágenes de vídeo:

  • Contenido premium, sobre todo por medio de HBO, Turner y Warner Bros, sin olvidar Bleacher Report, Boomerang y FilmStruck, además de su participación en Otter Media.
  • Distribución directa al consumidor (D2C): Las más de 170 millones de conexiones D2C a través de sus líneas de móvil, vídeo y banda ancha le han permitido ampliar sus servicios de streaming, como HBO NOW, DIRECTV NOW y Boomerang.
  • Redes de alta velocidad: Cuantos más clientes contratan contenido premium, más ancho de banda necesitan. Y la demanda únicamente continuará aumentando con la tecnología 4K y la realidad virtual. Esta es la razón por la que la compañía está invirtiendo en la tecnología móvil 5G y la red de fibra.

AT&T está organizada en cuatro unidades de negocio:

  • AT&T Communications proporciona servicios de comunicaciones móviles, de banda ancha, vídeo y otros a consumidores estadounidenses y a más de tres millones de compañías, desde pequeñas empresas a prácticamente todas las compañías de Fortune 1000. Los ingresos de estos servicios alcanzaron los 150.000 millones de dólares en 2017.
  • WarnerMedia comprende HBO, Turner y Warner Bros, con unos ingresos de más de 31.000 millones de dólares en 2017.
  • AT&T International provee servicios móviles a consumidores y negocios en México, además de televisión de pago en 11 países de Suramérica y el Caribe. Sus ingresos fueron superiores a 8.000 millones de dólares en 2017.
  • El negocio de publicidad y análisis de AT&T proporciona soluciones publicitarias avanzadas utilizando información de los clientes que utilizan los servicios de televisión, líneas móviles y banda ancha de AT&T, además de publicidad de las cadenas de cable de Turner y televisión de pago de AT&T. El nombre de esta compañía se anunciará en el futuro, aunque es aquí donde entra en juego la compra de AppNexus: básicamente se trata de monetizar mediante la publicidad esa información que AT&T tiene de sus clientes.
Además de la transformación de la compañía para afrontar el futuro, AT&T sigue ofreciendo a sus accionistas una rentabilidad por dividendo superior al 6 %. Si bien es cierto que desde 2008 la compañía solo sube cada año 4 céntimos de dólar (un 2 % anual que, de seguir este incremento, bajará de esa cota en el futuro), AT&T lleva 34 años de incremento consecutivo del dividendo y es, por tanto, un aristócrata o campeón del dividendo.

Si creemos que la integración de Time Warner va a resultar tal como espera la compañía tendríamos más o menos estos números, sin incluir sinergias. Los datos de 2018 corresponden a los flujos de caja operativos y los gastos de capitalización de AT&T y Time Warner en los últimos cuatro trimestres. Los dividendos corresponden a los 2 $ por acción pagados actualmente por AT&T a los 7.330 millones de acciones circulantes después de la integración. Una vez abonado el dividendo, la compañía tendría casi 8.000 millones de dólares para reducir la deuda.


Al precio actual, la acción puede estar infravalorada, dado que en la imagen de FastGraphs la línea negra se encuentra en la zona verde oscuro. Morningstar está de acuerdo con esa apreciación, pues le da cuatro estrellas.




¿Qué ha provocado el descenso en la cotización de AT&T?

En mi opinión, tres son las razones para el descenso en la cotización de AT&T. En primer lugar, la deuda, que ya era alta tras la adquisición de DirecTV, ha subido todavía más con la compra de Time Warner. La deuda total de ambas compañías, según sus informes respectivos del primer trimestre de 2018, asciende a 185.300 millones de dólares. Eso quiere decir que en doce años la deuda prácticamente se ha triplicado. Sin embargo, esa deuda supone 2,53 veces el EBITDA combinado de las dos compañías en los cuatro trimestres que finalizaron el 31 de marzo de 2018.

Las cifras combinadas de ambas compañías suponen que AT&T necesitaría más de 8 años de flujo de caja libre para pagar la totalidad de la deuda (me gusta que esta cantidad sea inferior a 4 años).

En segundo lugar, la integración de DirecTV puede haber sido un desastre, una gran cagada en palabras del analista Craig Moffett. ¿Será la integración de Time Warner otra? 
Y en tercer lugar, para colmo, la compañía, endeudada de por sí, en lugar de reducir la deuda sigue comprando compañías. Es verdad que la compra de AppNexus puede haber supuesto una cantidad entre 1.600 y 2.000 millones de dólares, pero algunos inversores están interpretando que este es un mensaje equivocado.
Yo creo que este momento de negatividad en la percepción de la compañía la ha colocado a un precio atractivo y a una rentabilidad (6,06 %) superior a la media de los últimos cinco años (5,21 %). La deuda es alta, pero con el flujo de caja libre esperado a la compañía le quedará dinero suficiente para poder ir reduciéndola a buen ritmo. Y el futuro de la nueva compañía parece interesante.

Nuestra compra

El viernes 6 de julio compramos 19 acciones de AT&T a 32,72 $, lo que añade 38 $ anuales a la renta (que esperamos sea) fiable, predecible y creciente procedente de la cartera.